lunes, 19 de enero de 2009

Dos placeres.

Me gusta cuando al escuchar a alguien puedo percibir en el sonido de su voz una sonrisa. Es una manera de ver un gesto con los oidos y es un gesto que me gusta ver la mayoria de las veces.

Otra cosa que me gusta es desdibujar sonrisas que tienen motivaciones que no me gustan, es un placer que me doy cada vez que tengo la oportunidad. Este a diferencia del anterior, lo prefiero netamente visual aunque lo complemento con el usual cambio de voz de los disgustos disimulados que mejora la sensación.

Parte de mi animo de los ultimos tiempos puede estar relacionado con el declive de mis placeres pequeños y cotidianos, como los anteriores.

Una de las metaforas que mas utilizo es la del sapo que meten en agua fria y le prenden fuego, el agua se calienta lentamente y el sapo se deja morir por lo paulatino del cambio de temperatura.

A veces levanto la cabeza y miro hacia atrás y veo que el agua no estaba tan caliente. A pesar de eso no creo ni estoy en retroceso en mi vida. Todo esta avanzando a la velocidad a la que puedo empujar mi vida, esta no es poca.

Como ocurre con los problemas sociales, los mios son complejos y tienen muchas dinamicas, muchas cosas que avanzan, muchas que retroceden, asi voy construyendo mi vida y me voy percatando de cosas que me gustan y cosas que no, cosas que me faltan y cosas que ya no sirven.

2 comentarios:

Lorena es todas o ninguna dijo...

es paradójico éste post con el siguiente. Velocidad vs inercia, todo varió en un intervalo horario increíble.

El Advenedizo dijo...

El anterior es de hace un mes, sino que lo publique hasta ahora.