miércoles, 11 de marzo de 2009

He aprendido mucho en este mes.

Dar clases ha sido una buena experiencia, siempre había querido hacerlo y eso ha hecho de esta temporada algo grato personalmente. No pense que mis clases fueran como terminaron siendo, pero eso no me ha sorprendido, en ocasiones mi yo decimonónico se sale y hace de las suyas, estoy a un paso de medir el craneo de mis estudiantes para recomendar metodologías de estudio.

Ha pasado otra cosa de la cual no había dado cuenta, aprovecho para hacerlo antes de que mi memoria la pierda de vista para siempre colo lo ha hecho con tantas cosas en el último mes. Me siento como el papa de Kafka, podría ser esa persona déspota que impone su opinión a los demas por considerar que su palabra y opinión son las unicas valiosas. Eso tampoco me ha sorprendido, en el fondo de mi mente veía asomarse el germen de una persona diferente que poco a poco ha ido aflorando a medida que he perdido el desinteres por la victoria y la pereza de manipular al mundo.

Hay muchas cosas que no me gustan,, por qué no he de luchar para hacer del mundo el lugar que me da la gana con todo lo bueno y lo malo que ello implica?, no estamos todos en esa misma lucha? hace falta dejar de lado la usual mojigatería para aceptarlo.

Por cierto, se me ha salido el nihilismo de a poquitos, creo que siempre estuvo por ahí tocandome el hombro derecho para esconderse en mi izquierdo, los que sean cercanos daran cuenta de que esto se convierte en un estado natural de mi persona. Me acerco al ocaso de todos mis ídolos e instituciones, hace mucho vengo sacandolas poco a poco. Ya ni siquiera tengo heroes, mi admiración hacia algunas personas se ha reducido a aspectos muy racionales.

Ya no tartamudeo tanto, ni la voz me tiembla, tampoco me pongo rojo cuando me dicen algo. La gente ya no me da miedo. Hago muchos gestos con la mano, con alguna frecuencia las levanto por encima de mi cabeza me parece que es menos pesado visualmente tener un profesor bailando por todo el salon que uno que esta fijo como si tuviera raices. Me he percatado de que algunos de mis movimientos son extraños y recurrentes, tengo un gesto con ambas manos que es similar al que hacia en doce monos Brad Pitt, jejeje, me di cuenta hoy y me dio tentacion de risa en plena clase, tambien he imitado a Nick Cave a fuerza de repetir sus videos...los gestos se aprenden y para aprender la voluntad no es estrictamente necesaria.

Ya tengo Cry Baby, por fin se termino de solucionar el rollo que venía desde el año pasado, una intriga electrónica. Gracias a Ivonne mi vieja guitarra tiene nuevas alegrias, curiosamente las tiene porque hace llorar a un bebe.

Quiero una isla en la que me pueda esconder de la realidad, como las que tenía hace un tiempo. Estoy cansado de ver ese mar eterno y de moverme en él, a pesar de que ya no estoy a la deriva me cansa la sucesión de las olas, su eterno golpeteo contra la cubierta, las noches y dias exactos, las tormentas esporádicas. Quiero alguna costa lejana llena de alegría.

2 comentarios:

*Ivonne* dijo...

Quiero verte en clase hehhe para ver todos los gestos que dices hacer.

Y pues lo querer llegar a la costa es bueno, con tal de que tu barco atraque, no para quedarse, sino para reponer fuerzas y provisiones y volver a zarpar. Al fin y al cabo es mejor el oleaje marino a la quietud terrestre que solo se rompe con un terremoto.

el Gato Negro dijo...

Un saludo

Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

Atentamente,

El Gato Negro