miércoles, 6 de enero de 2010

Por qué no

Esto está como para un concurso de cosas obvias

En el instante en el cual, según documentos oficiales, murió mi padre yo posiblemente estaba preparándome para ver proggramas que no m interesaban antes de ver el programa que quería ver un viernes en la madrugada. Una noche sin señales, como cualquiera, no sentí nada, no escuche su voz...nada. Cuando me enteré de la muerte de mi padre habían pasado un par de días, en ese mismo instante mis amigos de aquel tiempo (algunos de los cuales aún lo son) se encontraban viendo televisión con sus familias sin mas sobresalto, el médico que levantara el acta posiblemente se encontraba de servicio y atendería otros casos similares como todos los funcionarios que se hicieron presentes. Quince dias despues era un día aproximadamente normal para Ella, que acostmbraa a asistir a iglesias y fué a un congreso de jovenes como cualquiera y la vi y la escuche y la volví a ver y dirigió algunas palabras que me concernian muy poco, fué la primera mujer que aborde en mi vida e inicié una conversación con ella con estratagemas de adolescente idiota. Un día despues la volví a ver a las tres de la tarde, a las 11 de la mañana de ese día estaba movilizandome en una carroza fúnebre que llevaba el cuerpo de mi papa. A las seis de la tarde de ese dia recuerdo estar con unos compañeros entre mucha gente, ellos me miraban con extrañeza, ninguno me hablo al respecto, solo uno me dio un abrazo, ella me vió, pero no pregunto nada, no tenía por que hacerlo. Un día despues me levanté como todos los días anteriores sin pensar en nada (falso, ese es el momento del día en el cual mis obsesiones mas me hablan al oido). Fuí a encontrarme de nuevo con mucha gente lo cual nunca me ha gustado y la vi a Ella de nuevo. Sonreia sin decoro y sin utilizar una máscara, tenía motivos sumamente débiles para sonreir, pero motivos al fin y al cabo, le pedí su número de teléfno y me pregunto mi correo (en aquel entonces inexistente, lo caul me obligó a abrir mi primera cuenta que aun conservo). Esa noche despues de recorrer muchas veces mi habitación la llamé, repetí el proceso un par de veces por año y la volví a ver mucho tiempo despues, repitiendo el hecho con una regularidad sumamente baja a pesar de los intentos de ella por aumentarla.

A veces pienso que ella debería saber esto, luego pienso que si alguien me dijera algo asi me sentiría aterrado. Aunque ese no es el hecho de escribir eso, todo esto viene a que no todo importa lo mismo para todos y eso a veces es terriblemente pesado, porque pretendemos que todos actuen segun nuestro pensamiento. Esa característica peculiar de la vida es una de las que más nos aislan del resto del mundo, nos separan de la posibilidad de entender a los otros...cada cabeza es un mundo diferente, no hay verdad mas acertada...no podemos entrar en otros mundos sin perder el nuestro, sin enajenarnos, que mierda!

hoy repasé gran parte de los sucesos recientes de mi vida y de los personajes que han tenido lugar en esa historia y llego a la conclusión de que todos están (estamos) solos, lo veo en sus ojos, lo siento en sus palabras, en sus gestos al hablar. Es súmamente complicado encontrar personas a las cuales sea conveniente dejar acercarse al alma propia. No todos van a valorar lo que tienen al lado, del mismo modo nosotros despreciamos como basura de manera conciente o no, explícita o no, muchas de las cosas que son o de las cosas de las que las personas gustan. Es lo normal, casi nadie le importa en serio lo que piensen los demas, a menos que se quiera mucho a la otra persona o se tenga la necesidad de ser aceptado por los demás o la opinión tenga que ver con nosotros. Cuando se encuentra una persona que se puede acercar hay que valorar mucho eso y aprovecharlo...largos eclipses en la vida, en la maldita normalidad.

Me importa lo que le pase a algunas personas que quiero mucho, de ahí en adelante me importan otras cosas...el humanista misántropo se preocupa por la humanidad como unidad, no como cantidades ingentes de individuos que intentan romper, como usted y yo, el círculo de la vida.

Lo normal es que a nadie le importe lo que es importante para nosotros y que nosotros actuemos de la misma manera...a nadie le importó el exilio de Temudgin, a nadie le importó cuando pase a la nacho, a nadie le importa su primer beso o su enorme victoria de niño o su pesadilla de adulto, su recuerdo dorado o negro.

lo único de bueno en eso es que llena la cabeza de ideas cuando se le quiere echar a volar pues no hay dias normales, no hay normalidad, no al menos para quienes tienen trabajando la cabeza en cualquier cosa cierta parte del día, aquellos a quienes les cuesta poner la mente en blanco y quienes siempre tienen que hacer, así sea en su interior. Todos los días tienen algo de novedoso, asi no sea para nosotros. Mientras escribo esto hay gente muriendo y naciendo, hay hijos de puta e hijos de ministro durmiendo en sus camas, hay gente que se esta preparando para cambia rsu vida deliberadamente y hay gente que duerme tranquilamente sin saber que no deberían levantarse el día de hoy. Es la madrugada del seis de enero del año 2010 y la vida corre, la muy maldita...la muy bendita.

3 comentarios:

Juan Sebastián Rueda Peñaloza dijo...

Estoy de acuerdo con que todos estamos solos (desde el día de nuestro nacimiento), pienso que podemos compartir esa soledad y recibir también la de los demás pero no por ello dejaremos de estar solos, tal vez nuestra soledad se trastorne por aquello de el enajenarnos (inevitable). Y en pocas palabras seríamos una sola Soledad con mayúscula (para el misántropo).
Cada cabeza es un mundo y ni siquiera alcanzamos a entender nuestra cabeza.

Mi pregunta es por qué el título? Se cuestionó el publicarlo?

El Advenedizo dijo...

si, por los datos personales, aunque ya no tengan la menor importancia.

Chalado dijo...

me tramó! ...
uno que escribe ahí por emoción y a empujones...
pero bueno, ahí vamos.
Si le sirve de algún tipo de fresquito, (aunque no es tampoco la idea alabarlo a lo burro), admiro su manera de escribir, veo que se desquita escribiendo... palabras fuertes y certeras.

Mano, aquella expresión mortal... como sumerce la lleva, mm trágica pero con impulsos, con motivos,con vida propia, yy así de fresca; de joven... es su "swing".
Aprecio su "balde de vómito", aunque a veces me aterra pensar que sus "vómitos" me impresionan.
muy bueno.